martes, 6 de marzo de 2012

DONDE EL CORAZÓN TE LLEVE. UNA EXPERIENCIA CÓSMICA, MÍSTICA, KÁRMICA, MÁGICA…




03.03.2012. Madrid.
¿Os he dicho que el 3 es mi número favorito? ¿Que todo aquello que esté relacionado o vinculado a este número me trae casi siempre muchísima suerte? No es casualidad, no, que escogiera el 3 de marzo para visitar Madrid y citarme con 3 mujeres sensacionales. El día empezó a las 5.30h de la mañana, y empezó bien porque me desperté en cuanto oí el despertador. A quien madruga... todo ayuda. Yo soy del tipo marmota, y mi miedo recurrente durante toda esa semana había sido quedarme dormida y despertarme justo cuando saliera el tren de la estación o más tarde... Pero no, mis ojos se abrieron como dos platos en cuanto la musiquita del móvil empezó a sonar. La apagué enseguida porque el resto de la casa estaba durmiendo a pierna suelta y no era plan despertarlos antes de hora. Que era sábado.


Nada más poner un pie en el suelo (el derecho) supe que iba a ser un gran día. Y no me equivoqué. Reconozco que estaba excitada, nerviosa; no me entusiasman las citas a ciegas, y ese día no iba a tener una, sino 3. Sin embargo, nunca he sido paranoica, y aunque a veces me siento incómoda en situaciones desconocidas que no puedo controlar al 100%, tampoco soy aprensiva. Por otra parte, tampoco se trataba de auténticas desconocidas. Con Nieves llevaba 3 años intercambiando mails y mensajes privados en Facebook; a Enone la conocí en agosto del año pasado y también habíamos intercambiado multitud de mensajes y comentarios murales. Y en cuanto a Rebeca, la impresión que me llevé enseguida de conocerla fue inmejorable.

Y... vuelvo, sí, después de más de una semana sin tocar el tema por culpa de la desaparición de las condenadas Musas que en cuanto me ven un pelín más estresada de la cuenta, zas, se esconden, se van a dar un garbeo, a tomarse un café o vete tú a saber a dónde van... Lo importante es que acaban volviendo y yo también vuelvo a ponerme al teclado para acabar esta crónica madrileña.


Mi charla con Nieves fue estupenda, pero se me hizo muy corta; y es que teníamos tanto que contarnos después de todo este tiempo que ni mil días hubieran bastado para ponernos al día de todo, ufff... Luego llegó Enone (Tamara) y fue muy lindo porque Enone es en persona igual igual igual que en el fb, ¡en serio! Divertida, espontánea, reivindicativa y muy, muy sensible e inteligente, como me demostró durante nuestra visita al Museo de El Prado. Os lo digo de verdad: no pude tener mejor guía. Gracias, mi niña, por ese día tan genial. Y te debo una comida, que a despistada no me gana nadie y tú ya sabes de qué te hablo.

Y luego mi cita a las 17h con Rebeca Rus, ah... debo decirlo: fue sensacional. Yo no sé qué idea tiene la gente "normal" de los escritores; yo, por principio, intento no tener ideas preconcebidas ni prejuicios, ni a favor ni en contra. Como escritora no me considero ni mejor ni peor que cualquier otro profesional, e intento no idealizar a la gente que escribe, aunque a veces, cuándo disfrutas tanto tantísimo con un libro, es muy difícil no idealizar al autor. Rebeca es tal y como aparece en las fotos de las solapas de sus libros, ¿la habéis visto? Sencilla, afectuosa, cálida y muy, muy expresiva. Yo soy jodidamente tímida (que sí, que lo digo de verdad, caray) y me cuesta abrirme a la gente, pero es que hay gente con la que conectas enseguida, es algo químico. Yo creo en la química entre las personas. A veces la hay y a veces no. Afortunadamente, con Rebeca saltó la chispa al primer instante y se nos fue el tiempo volando, tan volando que me olvidé por completo de que llevaba la cámara en el bolso... Aaaargh... Te debo una foto, Rebeca, espero que nos veamos en la Feria del Libro de Madrid y pueda reparar el descuido, ayyyy, qué cabeza la mía.


Hablamos de libros, de música, de publicidad, ¡hay que ver cuánto sabe la mujer de esto y qué poco sé yo...! Ya sé a quién llamar cuando decida introducir el tema en alguna de mis novelas, jajajaja; hablamos de lo difícil que resulta, a veces, compatibilizar la escritura con las labores de esposa, madre, creativa... Pero que con tesón y la ayuda de los que te quieren bien, no hay sueño ni meta que no se pueda alcanzar. Hablamos de editoriales, de agentes, de lo complicado que está el mundillo editorial, de que una novela no se escribe en cuatro días, al menos no una buena, de lo mal que está la educación en este país, de lo poco que a menudo se valora nuestro trabajo y nuestro esfuerzo, de la lucha diaria por hacernos un hueco en el panorama editorial, etc... Y luego dicen que los escritores somos gente introvertida que no hablamos si no es delante de un teclado. Ja. No nos conocen a nosotras, que somos unas cotorras.

Y aquí acabo la primera parte de la crónica de la visita a los madriles... pronto hablaré de la visita concreta al Museo de El Prado (muy instructiva e inspiradora... y con sorpresita incluida) y de mi atraco a la Casa del Libro de Gran Vía (si es que no se me puede dejar suelta por Madrid... y con dinero además... soy todo un peligro).

Y sí, lo reconozco, las crónicas no se me dan bien, no acabo de dominarlas; esta noche pensaré que me he dejado tropecientas cosas en el tintero. Mil disculpas por adelantado.

Besitos
Hasta mañana...

2 comentarios:

  1. Bueno, se ve que lo pasaste genial en tu visita. A mí, el tiempo que pasamos juntas se me fue en un suspiro, es verdad, pero al menos pudimos abrazarnos y no cibernéticamente, después de tanto tiempo. Conocer a tu persona como tú fue estupendo, Julia, te lo digo de corazón.
    Y Tamara me pareció una chica genial, graciosa y encantadora.
    A ver si lo repetimos.

    Muchos besoooooooooooooooooooooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos vemos en la Feria del Libro, hermosa; que eso yo no me lo pierdo, jajaja, y voy con libros para que me los firmen, jajaja.

      Eliminar

Bienvenidos al blog de Conquistando horizontes; todo lo que queráis saber de la saga lo encontraréis aquí. Vuestros comentarios dan vida a este nuevo y ambicioso proyecto que apenas está recién nacido pero que promete llegar muy lejos. Gracias por vuestra opinión.