miércoles, 6 de agosto de 2014

Nuevo rumbo y dudas existenciales

Hol@ gente,

Después de más de dos años, volvemos con la saga y lo hacemos con renovado entusiasmo.
Para aquellos que todavía no conocéis SCH, deciros que es una trilogía ambientada entre Irlanda, Inglaterra y EE.UU, que empieza con un hecho trágico... y termina... Eso no os lo voy a decir. Lo tengo todo en mi cabeza, pero como buena escritora curtida en mil batallas, nada tengo más claro que la conveniencia de ir dosificando la información que posteo en este blog, dedicado única y exclusivamente a la historia de mis mellizos.



Sí, recordaréis que los protagonistas son dos parejas de mellizos... y hasta aquí puedo decir por el momento. Si curioseáis un poco por el blog, encontraréis una entrada dedicada a los personajes... Pero tened en cuenta que en dos años ha habido... ligeras variaciones.

Todavía sigo tomando notas de todo lo que veo a mi paso y puede ser positivo para el desarrollo de esta trilogía.

Pero si he escrito este post hoy y no ayer o mañana ha sido porque esta tarde he tenido una duda existencial: ¿Qué es mejor? ¿Ir escribiendo y publicando un libro tras otro... o escribir los tres de una tacada y publicar la trilogía conjunta? Encuentro a muchos lectores (y me cuento entre ellos) que dicen que cuando han empezado una saga nada los enoja más que tener que esperar meses, e incluso años en alguna ocasión, a que salga el siguiente volumen. Por tanto a vosotros me dirijo en busca de consejo. 
¿Uno a uno o los tres a la vez? 
¿Se vende mejor una trilogía completada que un solo volumen y la promesa (a veces incierta) de una continuación? 
¿Qué prefieren los lectores, que les resulta más cómodo?
Yo este otoño empiezo con el primer volumen, mientras espero vuestros comentarios y sugerencias.
Personalmente opino que, como escritora, me resulta más fácil escribir la trilogía completa y luego publicar/vender los tres volúmenes, quizás con un par o tres de meses entre el primero y el segundo, y el segundo y el tercero.

Por supuesto, nada de esto se hará con prisas ni de cualquier manera.
Se cuidará todo al máximo detalle y contaré con mis fieles lectores 0 y una correctora de excepción.
Pero me ocurre que, cuando empiezo una historia, y sobre todo una tan golosa como esta, me cuesta horrores desvincularme de ella, cambiar el chip, pasarme a otro género o simplemente abandonar a los personajes, ni siquiera por un tiempo.
¿Qué me decís?
¿Uno a uno... O los tres a la vez?